EL USO DEL FORMOL, ¿PELIGROSO O NO?


Actualmente el formol, también llamado “formaldehido” se usa en la formulación de productos cosméticos y capilares. Aunque se use en champús y cremas, lo que más llama
la atención es su uso en tratamientos de queratina, que ha saltado las alarmas. El uso de formol en alisados permanentes, ha causado varias intoxicaciones, por cantidades
superiores a las permitidas y por su mala utilización y manipulación.

Debido a esto, el formol ha adquirido muy mala fama, por eso, muchos fabricantes lo han eliminado de sus formulas y en algunos paises ha sido prohibido por relacionarse con el cancer. En Europa, el uso del formol esta muy controlado y los cosméticos tienen cantidades mínimas de este compuesto. Solo esta permitido un 0,2% de formol en los cosméticos y si el porcentaje es mayor, queda totalmente prohibida su utilización. Aún así, si notamos picor en la nariz y ojos durante su aplicación, debemos de estudiar la procedencia de este cosmético y los permisos sanitarios que tiene. Por esta razón, es muy importante el uso de mascarillas y guantes para la aplicación de estos productos. Ádemas
el peligro siempre es mayor para el estilista porque el formol que esta en el cabello se convierte en vapor al manipularlo con calor y puede causar alérgias en la piel, los ojos,
y el sistema respiratorio.
Aunque el formaldehido no se use solamente en la industría cosmética, esta muy extendida su utilización en esta. Han relacionado profesiones como la de peluquero o embalsamador con el cáncer y la leucemia, esto es debido a una constante exposición a este químico.
Desde mi punto de vista personal, el formol no favorece para nada al sector de la imagen personal, da una imagen peligrosa y tóxica de los tratamiento con este compuesto.
Es verdad que si es usado en bajas dósis, dicen que no tiene riesgos pero creo que a ojos de la gente sería mejor no usarlo directamente. Quizá podrían sustituir este conservante
por algún otro menos agresívo. En mi opinión, decir que un producto contiene formaldehído, es dar muy mala publicidad a este ultimo, la gente prefiere oir la palabra natural o “libre de conservantes” en los productos que compra y creo que es una mejor estratégia de marketing si queremos vender un producto.
Para finalizar, me gustaría aclarar que aunque el formol tenga tan mala fama, también por ser usado en la conservación de cadáveres y demás, creo que en ciertos casos
y en dósis controladas, podría ser beneficioso para conseguir ciertos resultados en peluquería y en cosmética.

 

Articulo escrito por Irati Etxarte