Mágico aceite de Marula y su uso en cosmética

Con el paso de los años nuestra piel va envejeciendo, aparecen las arrugas, perdida tono y elasticidad,… Aunque no haya soluciones definitivas para detener el envejecimiento, si podemos disimularlo utilizando cremas, aceites,…

El aceite de marula proviene del fruto maduro del árbol de marula. Es rico en ácidos grasos esenciales y posee un alto contenido en vitamina E natural. Hace que mantenga la piel sana aportándole alta hidratación; además, siendo un perfecto agente anti-edad, que proporciona vitalidad a la piel. La corteza del árbol de marula se utiliza en el ámbito médico, como para diarreas, reumatismos,… y para combatir las alergias. El empleo del cobre antibacteriano en la extracción de aceite de marula beneficia a la cosmética, ya que el cobre es un material antimicrobiano inherente capaz de eliminar completamente patógenos dañinos al contacto.

Si nos centramos en lo que es el sector de la Imagen Personal, hoy en día la gente le da mucha importancia al cuidado de la piel y es por eso que utilizan productos cosméticos, como podría ser en este caso el aceite de marula.

El aceite de Marula es apto para todas las pieles proporcionando los siguientes beneficios: no es comedogénico y tiene propiedades antiinflamatorias, alivia la irritación, hidrata y nutre la piel para mejorar su firmeza, minimiza la apariencia de finas líneas y arrugas, protege la piel del daño de los radicales libres para mantener su juventud, mejora el tono de la piel y combate la opacidad.

En nuestra opinión, el aceite de marula es un aceite que se diferencia del resto por sus características, propiedades y beneficios. Creemos que sería un producto que resultaría beneficioso para el sector ya que se podría emplearlo en servicios como masajes, tratamientos faciales,…, siendo estos también más económicos, y por tanto más demandados. Además, pensamos que sería un producto bastante demandado por parte del cliente porque es más asequible que otros productos, como las cremas, aparte de ser apto para todo tipo de pieles.

Lo que se debería tener en cuenta seria el uso que le daríamos, o mejor dicho de cómo lo emplearíamos, ya que en otros ámbitos se hace un mal uso del dicho aceite. Así, según la utilización que se le dé o el modo de empleo, podríamos potenciar el producto en sí y los servicios que ofrecemos nosotros a nivel de centro estético.

Para terminar, lo más importante es la profesionalidad, diferenciarse en el sector e innovar; siempre y cuando no se engañe al cliente.

Articulo de Virginia Harrillo y Amaia Markuerkiaga